Connect with us

Internacionales

Estados Unidos vuelve a la Luna medio siglo después del programa Apolo

Published

on

Estados Unidos ha vuelto a la Luna. Más de medio siglo después de la última misión del programa Apolo, un artefacto con la bandera de las barras y estrellas ha llegado este jueves al satélite natural de la Tierra.

Lo ha hecho de la mano de una empresa privada, Intuitive Machines, la primera que logra el hito de alunizar con éxito. La empresa tiene su centro de mando en Houston (Texas), la ciudad donde reposa el Apolo 17, el último aparato estadounidense que llegó a la Luna, en 1972. El módulo Odiseo se ha posado sobre la superficie del satélite con algo de retraso sobre los horarios que inicialmente iba manejando la NASA, la agencia espacial estadounidense, debido a algunos problemas técnicos.

Aun así, con el suspense propio de la ocasión, ha llegado a tiempo de su cita con la historia.

Bill Nelson, administrador de la NASA, ha tenido ocasión de remedar la frase más célebre de la conquista espacial: “Esta hazaña es un gran paso adelante para toda la humanidad”, ha dicho.

Tras llegar a cero la cuenta atrás del alunizaje, ha habido unos minutos de incertidumbre hasta recuperar la comunicación y lograr la confirmación de que Odiseo ha alunizado. “Nuestro equipo está sobre la superficie de la Luna”, ha dicho el director de misión. En la sala de mando se percibía inquietud y nerviosismo, según la señal transmitida por la NASA y la empresa, hasta que ha cantado victoria y han estallado los aplausos.

No ha habido confirmación inmediata de que todo funcione según lo previsto, pero la NASA también ha celebrado el alunizaje: “Hoy, por primera vez en más de medio siglo, Estados Unidos ha vuelto a la Luna. Hoy por primera vez en la historia de la humanidad, una empresa comercial y americana ha lanzado y liderado el viaje hasta allí. Y hoy es un día que muestra el poder y la promesa de las asociaciones comerciales de la NASA. Enhorabuena a todos los implicados en esta gran y audaz búsqueda en máquinas intuitivas, a SpaceX y aquí mismo en la NASA. ¡Vaya triunfo! Odiseo ha tomado la Luna”, ha dicho Bill Nelson antes de copiar a Neil Armstrong.

El aparente éxito de Odiseo llega tras el reciente fiasco de una misión japonesa y otra estadounidense, los últimos capítulos de unos meses complicados en la carrera espacial. El módulo de alunizaje de Intuitive Machines fue lanzado al espacio por un cohete de Space X, la compañía fundada y dirigida por Elon Musk. El Falcon 9 de SpaceX iba alimentado por primera vez con metano, un combustible que China ya había logrado usar con éxito.

El artefacto, un prisma hexagonal con seis patas de aterrizaje de más de cuatro metros de altura y 1,5 metros de ancho, se ha posado en una llanura fuera del cráter Malapert A. El módulo de aterrizaje encendió este miércoles su motor en la cara posterior de la Luna mientras estaba fuera de contacto con la Tierra. Los controladores de vuelo de la sede de la empresa en Houston tuvieron que esperar a que la nave emergiera para saber si el módulo de aterrizaje estaba en órbita o se alejaba sin rumbo, en uno de los momentos más delicados de la misión.

Durante el jueves, los controladores han ido bajando la órbita del artefacto de unas 60 millas (cerca de 100 kilómetros) a 6 millas, en una maniobra crucial en la cara opuesta del satélite natural de la Tierra. Luego han apuntado al descenso cerca del polo sur de la Luna. A algo más de un kilómetro del lugar de aterrizaje, la nave ha pivotado en posición vertical y los sensores han buscado un lugar seguro donde tomar tierra. El instrumento láser original que debía haber servido de guía para el aterrizaje ha fallado, así que en su lugar se ha utilizado otro proporcionado por la NASA que viajaba como carga útil de forma experimental. Eso ha provocado que el artefacto orbitase la Luna una vez más, lo que ha retrasado dos horas el alunizaje.

En los últimos 15 metros del descenso, el aparato ha dejado de utilizar la cámara y el láser de medición de altitud para no dejarse engañar por el polvo levantado por el escape del motor.

El aparato se ha posado en una región peligrosa para un alunizaje, llena de cráteres y precipicios, pero considerada de alto valor, porque se cree que esos cráteres en sombra permanente contienen agua congelada, cerca del cráter Malapert A, a 260 kilómetros del polo sur lunar. El cráter recibe su nombre en homenaje al astrónomo belga del siglo XVII Charles Malapert. Allí, cerca de donde ya aterrizó con éxito la India, se pretende explotar el gigantesco recurso del hielo de agua para la futura exploración espacial. Los astronautas que visiten la Luna en el futuro podrían utilizar el hielo de esos cráteres para obtener agua potable, oxígeno e incluso combustible. Las anteriores misiones estadounidenses llegaron a las regiones lunares ecuatoriales.

Advertisement
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacionales

Putin realizará su primera visita a Corea del Norte desde el año 2000

Published

on

El presidente ruso, Vladímir Putin, realizará el 18 y 19 de junio próximos su primera visita a Corea del Norte desde la que efectuó nada más llegar al Kremlin en el año 2000.

El Kremlin confirmó hoy en un comunicado que Putin efectuará una “amistosa visita de Estado” a Pionyang a invitación del líder norcoreano, Kim Jong-un.

Kim invitó a Putin a visitar su país durante la histórica reunión que mantuvieron en el Lejano Oriente ruso en septiembre de 2023.

Según informó este lunes la Presidencia rusa, Putin viajará el martes a la República de Yakutia, desde donde volará a Pionyang.

Por su parte, el Servicio de Espionaje Exterior (SVR) de Rusia aseguró que espera que la visita de Putin traiga “buenos resultados”.

“De la visita del presidente de Rusia a Corea del Norte esperamos buenos resultados. La visita está bien preparada. Habrá resultados”, dijo Serguéi Narishkin, jefe del SVR, en declaraciones a la agencia TASS.

Relaciones de vecindad
El Kremlin ha defendido “el derecho a desarrollar relaciones de amistad” con los vecinos de Rusia -que comparte unos 20 kilómetros de frontera con la península coreana-, lo que “no debe preocupar a nadie ni puede ser cuestionado”.

“Continuaremos haciéndolo de manera creciente. El potencial para el desarrollo de nuestras relaciones bilaterales es muy profundo”, subrayó.

La primera y última vez que Putin viajó como presidente a este país fue en julio del año 2000, cuando gobernaba Kim Jong-il, padre del actual líder fallecido en 2011.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, tuvo un gran recibimiento cuando visitó el conocido como ‘Reino ermitaño’ en julio de 2023.

En el último año ambos países han reforzado enormemente su cooperación, especialmente en el sector de defensa, un acercamiento que se cimentó tras la cumbre que Putin y el líder norcoreano mantuvieron en el Lejano Oriente ruso en septiembre de 2023.

La ayuda militar de Pionyang a Moscú
Según las potencias occidentales, Pionyang ha transferido en ese lapso miles de contenedores con armamento que el Ejército ruso ha empleado contra Ucrania y, a cambio, se estima que Moscú asesoró al régimen norcoreano para lanzar satélites espía, acciones que suponen una violación de las sanciones de la ONU contra Corea del Norte.

Tras su visita a Corea del Norte, Putin se desplazará a Vietnam donde será recibido por el secretario del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, el hombre con más poder en el país, aliado de Moscú durante la Guerra Fría.

Desde que fuera investido en mayo para un quinto mandato presidencial, Putin, contra el que pesa una orden de arresto de la Corte Penal Internacional, ha viajado a China, Bielorrusia y Uzbekistán.

Continue Reading